miércoles, 30 de septiembre de 2015

ORGÍAS DE DERECHAS

ORGÍAS DE DERECHAS

ANÍBAL MALVAR
rEl gran éxito de la derecha española en los últimos 20 años ha sido el de permanecer compacta, unívoca, voraz, golosa y, por lo tanto, un poco obesa. De ahí que, desde 1996, haya gobernado 12 años, por SOLO siete de la presunta y confortable izquierda del PSOE. Durante nuestra beatífica e imaginaria Transición, la derecha española vivió escindida entre los que protegían a la oligarquía franquista con delicada fonética ( ADOLFO SUÁREZ) y los que protegían a la oligarquía franquista con voces y bramidos (Manuel Fraga). Dado el dulce y trapisóndico carácter de nuestra noble oligarquía franquista, ganó el puso el bramante Manuel Fraga. Perdió muchas ELECCIONES democráticas. Quizá más que ningún otro antidemócrata. Pero acabó dejando un brotecillo, el PP, José María Aznar, de muy franciscofranca envergadura. Y ese hombre volvió a amarrar a nuestra apolillada oligarquía franquista. Y la derecha del PP venció, porque la unión de la derecha hace la fuerza, como dice el dicho.

Hoy la derecha española se nos ha escindido, y ya no sabe uno bajo qué hierro humillar su cuello de niño yuntero. Cuando se te escinden las oligarquías, sientes un pavor hacia el futuro que no es de recibo de la luz. El obrero necesita saber bajo qué látigo inclina su lomo. Es un derecho fundamental, SEGURAMENTE recogido en esa Carta de Derechos Humanos que practicamos todos los días, de seis y media a siete de la mañana, justo antes del fitness y de la manicura.

Parte de nuestra derecha opta por Ciudadanos, que es la FALANGE Española de no pegar tiros. Este joven y emergente grupo de yogures políticos elegantemente maquillados, durante sus casi diez años de vida en el Parlament catalá, ha votado a favor de la reforma de ley del aborto de Gallardón o para privar de asistencia sanitaria a los inmigrantes sin papeles. De su adscripción a un colectivo neonoséqué en las ELECCIONES EUROPEAS de 2009, casi prefiero callarme, no me vayan a venir a casa unos skins por casualidad. No seré yo el primer excéntrico que se ponga a intentar un periodismo valiente.

Pero lo que más desvela mi paz interior no es esta cool resurrección del falangismo. Es la ruptura de la Siempre Derecha, de la de toda la vida, de la de los poderes fácticos, con sus señores con bigote y sus señoras abigarradas, con sus curas, con sus largos apellidos, con su saber no dejar estar. A mí, sin ánimo de entristecer a nadie, esa es la pérdida que me inflama.

Ahora tenemos a un presidente de honor del PP diciéndole a un presidente del PP cosas mucho más que feas, y el obrero español ya no sabe ante quién inclinarse, si ante José María Aznar o ante Mariano Rajoy. “La primera regla de la política es que pierdes todas las batallas que no das”, le ha escrito Aznar a Rajoy en un comunicado tras la debacle popular en Cataluña. Un comunicado difundido a través de FAES, el famoso, ilustre y SUBVENCIONADO centro de estudios ontológicos.

La derecha española es hoy una orgía de desafecciones, con todo dios dándose por el culo, y las clases menesterosas necesitan un liderazgo firme que las libere de ese no saber a quién votar ni por quién ser traicionado. Que España es de derechas lo sabe todo el mundo, pues en este país casi todo ciudadano ha tenido futuro en el pasado. Eso nos inclina hacia el conservadurismo. Pero, con todo este lío, ya no se sabe a qué oligarca votar. Es lo malo de la democracia. La izquierda, con su SÓLIDA consolidación, sacará provecho de esta grave escisión de la buena gente de derechas. Y esa es, para los obreros de buen corazón, una horrorosa noticia.

Desde el 1 de octubre de 2014, Público incorpora un nuevo sistema de gestión y moderación de comentarios: Disqus. Puedes LEER todos los detalles aquí.

Al utilizar los Servicios de Comentarios (A.L. 5.2), el Usuario se compromete a no enviar mensajes que difamen o insulten, o que contengan información falsa, que sea inapropiada, abusiva, dañina, pornográfica, amenazadora, dañando la imagen de terceras personas o que por alguna causa infrinjan alguna ley. [Más información]

QUIEREN CORTARLE LA CABEZA Y CRUCIFICARLO

QUIEREN CORTARLE LA CABEZA 
Y CRUCIFICARLO

Alice Jay - Avaaz
Arabia Saudí está a punto de cortarle la cabeza a un joven para después crucificarlo. Francia acaba de pedirle a los saudíes que detengan la ejecución. Consigamos que EE.UU., Alemania y el Reino Unido convenzan a sus aliados saudíes para salvar a Alí. Es urgente -- su ejecución podría ocurrir en cualquier momento:

Queridos amigos y amigas:

Arabia Saudí está a punto de cortarle la cabeza a un joven de 21 años y de crucificarlo públicamente para exhibir su cuerpo, todo esto justo el mismo mes en el que el país ha sido elegido para liderar un grupo de trabajo del Consejo de Derechos Humanos de la ONU. Dan ganas de llorar.

Arrestaron a Alí Mohamed al Nimr con 17 años por participar en manifestaciones contra el gobierno, y le declararon culpable después de torturarlo. Su caso no es un hecho aislado -- Arabia Saudí ha ejecutado a más de 100 personas este año: ¡1 cada 2 días!

Francia ya ha pedido que los saudíes detengan esta ejecución pero EE.UU., Alemania y el Reino Unido también tienen relaciones muy cercanas con el régimen. La mejor manera de intentar salvarle la vida es canalizar nuestra indignación hacia aquellos líderes con capacidad para persuadir a sus aliados sauditas. Únete ya para salvar a Alí y frenar así esta farsa de los derechos humanos - podrían matarlo en cualquier momento:

https://secure.avaaz.org/es/stop_saudi_beheadings_loc/?bcrKKbb&v=65588

Arabia Saudí preside el comité de la ONU encargado de supervisar las nominaciones a cargos clave como relator especial o experto independiente en el campo de los derechos humanos. La atrocidad que pretenden hacer con Alí demuestra hasta qué punto es absurdo. Expertos en derechos humanos afirman que se trata de una “ejecución arbitraria”, prohibida según la Convención Internacional sobre los Derechos del Niño, ya que Alí fue condenado siendo menor. Su tío, un famoso clérigo chiíta, también ha sido condenado a muerte.

Los saudíes seguirán adelante a no ser que estas ejecuciones tengan un gran coste en el ámbito internacional.

Los gobiernos en los que queremos centrarnos tienen vínculos comerciales tan estrechos como indecentes con Arabia Saudí, basados en la exportación de armas, la compra de petróleo o ambas cosas a la vez. Sabemos que a los sauditas les importa las voces de estos gobiernos. Cuando a principios de este año hicimos campaña para que el ministro de Exteriores alemán pidiera a las autoridades saudíes que congelaran la ejecución del bloguero Raif Badawi, Sigmar Gabriel se pronunció y hoy Badawi sigue vivo, aunque aún continúa entre rejas.

Hagamos que estos poderosos líderes exijan urgentemente a los sauditas que detengan esta ejecución. Después nos aseguraremos de que se ponga en cuestión su papel en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU. Firma ahora - y ayudemos a salvar la vida de este joven:

https://secure.avaaz.org/es/stop_saudi_beheadings_loc/?bcrKKbb&v=65588

Cuando los regímenes del mundo violan derechos humanos básicos, nuestra comunidad reacciona, ayudando a detener estas atrocidades. Alcemos ahora nuestras voces por Alí.

Con esperanza y determinación,

Alice, Melanie, Marie, Alex, Marigona y todo el equipo de Avaaz

COMENTARIOS DE FÚTBOL, FALLECIMIENTO DE ZOCO

COMENTARIOS DE FÚTBOL, 
FALLECIMIENTO DE ZOCO

TEOBALDO PÉREZ ARNAY
A primera hora de hoy miércoles 29 de septiembre, me encuentro con Luis Tavío y me comunica el hecho luctuoso de fallecimiento de Zoco, ex jugador del Osasuna y Real Madrid.

Ignacio Zoco Esparza, personaje entrañable donde los haya, fue un jugador de fútbol, de lo mejor que he visto a lo largo de mi vida: trabajador incansable en el puesto de medio volante defensivo, taponaba huecos como nadie y encima se sumaba al ataque, haciendo daño en las defensas contrarias llegando desde atrás, aprovechando su altura y su poderoso juego aéreo. Formó una media legendaria con Pirri.

Recuerdo - cuando leía el periódico catalán " El Dicen"- ver una entrevista que les realizó el periodista de turno a María Ostiz y al propio Ignacio Zoco, la cuál terminaría en boda.

Lo recuerdo como un excelente jugador de equipo y que llegó al Real Madrid cuando se fue produciendo el relevo generacional de los Di Stéfano, Puskas, etc. Aún duraría un poco más Paco Gento, llegando a ganar ambos la Sexta Copa de Europa, la denominada la de los Ye-Yes en el año de 1966.

Ese mismo año, Zoco también se proclamó campeón de Europa con la selección de España al imponerse al combinado de Rusia en el Santiago Bernabeu por dos tantos a uno. Con el famoso gol de Marcelino ante la Rusia de los Yashin, Ivanov, Chislenko, Voronin, etc.

También quiero comentar, que después de haber residido en Hamburgo, la preciosa ciudad hanseática alemana, vine a Madrid, viviendo en el Paseo de la Habana de la capital de España; pues bien, solía acudir a un Restaurante de ésta Ciudad,  a pocos metros de distancia de mi domicilio, al que solían acudir el propio Zoco, Pachín, Gento, Marquitos, Don Alfredo Di Stéfano ........ siempre me quedaré con las ganas de no haberme presentado y haber propiciado un cambio de opiniones con tan ilustres jugadores. Los oía en silencio, escuchando de un modo reverencial a los mismos, pero la timidez me embargaba, o quizás, "el miedo escénico " del momento, acuñando la frase célebre de Valdano.

Zoco, también lo solía ver en un taller mecánico del bar al que me refiero, y lo contemplaba, muy afable en su trato con otra serie se señores que acudían al mismo. Usaba unas anchas gafas de sol claras y que le daban un cierto aire de modelo.

Se le veía una persona muy campechana con toda la gente del Barrio de Concha Espina.

OLAS ALZÁNDOSE...

OLAS ALZÁNDOSE...

DUNIA SÁNCHEZ
Olas alzándose en el movimiento del amanecer.  Rocas donde rompen cuyo aliento deforme inspira un halito de beldad. Playa vacía. Playas yermas de la pisada intrusa colándose bajo la visión de ella. Se arriesgas y por un sendero casi inaccesible barranco abajo se yerta ante ella. Sola. Con el agónico canto de las mareas. Cuantas añejas embarcaciones habrán naufragado en el violento arrebato de sus profundidades, se pregunta. Observa ese océano como dios que la induce a rezar una oración por los ahogados. Se siente bien, LIBRE.  Pausadamente se desnuda. La arena se le pega a sus piernas. Algo incómodo pero gratificante. Con la lentitud de un sol que ya desea desembarcar y adormilar los últimos astros se enfrenta a esa agresiva marea. Sola, con sus pensamientos, con el ronroneo distante de la soledad. Se da un baño. No tema la furia del oleaje. Por un instante cae atrapada por una ola que la lleva a las profundidades. Quiere salir, recibir el aroma de la brisa pero no puede. La lleva contra rocas. Se deja ir. Se calma. Después de unos instantes la mar la devuelve a la arena. Ella sana, tranquila, extraviada en el rumbo a tomar. La vida otra vez. Un nuevo nacimiento se engendra en sus sienes sudorosas, mojadas. Se viste aunque su cuerpo permanece húmedo. De su frente mana un rayito de sangre. Barranco arriba vuelve, más ella, más vertical. Cernícalos van a su encuentro, la observan y ella con una sonrisa les da un beso que se extiende en la atmósfera. 

martes, 29 de septiembre de 2015

LA CASA ARTICULADA ACOGE UN TALLER DE ESCRITURA CREATIVA Y ESCRITUTERAPIA

LA CASA ARTICULADA ACOGE UN TALLER DE ESCRITURA CREATIVA Y ESCRITUTERAPIA
La actividad, que se ha desarrollado los viernes alternos durante septiembre, se amplía a los sábados a partir del 3 de octubre

Elena Morales imparte este curso desde hace tres años

La Casa Articulada (Avenida Islas Canarias, nº 48) acoge, durante este curso 2015 - 2016, la tercera edición del Taller de Escritura Creativa y Escrituterapia de Escritura entre las nubes, que se celebra los viernes y los sábados alternos con una duración de dos horas por sesión. El horario de los viernes es de 19:00 a 21:00, mientras que el de los sábados es de 11:00 a 13:00 horas. La escritora y editora Elena Morales imparte este taller desde hace tres años y tres de sus alumnos ya han visto publicadas sus obras.

Este curso, que comenzó el viernes 11 de septiembre, amplía su horario en octubre a los sábados alternos a partir del día 3. Este taller permite a los asistentes adentrarse en el mundo de la escritura como medio de autoconocimiento y autoexploración; y desprenderse de los sentimientos negativos a través de la inventiva y la imaginación; además de mejorar cada uno de los elementos básicos de sus escritos.

El programa intercala aspectos generales de la escritura literaria y mecanismos de inventiva y creación con propuestas de índole lúdico-descriptivo específicas de la escritura terapéutica, que incitan a la producción de textos personales y a la búsqueda de la propia voz.

Para inscribirse es necesario reservar la plaza a través del teléfono: 646 818 316 o escribir un correo a:escrituraentrelasnubes@gmail.com
Elena Morales es doctora en Bellas Artes por la Universidad de La Laguna y ha estudiado Ciencias de la Información en la misma universidad. Realizó los cursos cuarto y quinto de la licenciatura de Bellas Artes en el "Ecole des Beaux Arts de Toulouse" (Francia). Ha impartido docencia de Gramática de las Formas en la Universidad de La Laguna, un curso de arte en la Universidad del Claustro de Sor Juana de México. D.F., y Pintura y Educación Plástica y Visual en varios centros de Canarias. Ha trabajado como redactora en la revista Correo del Arte (Madrid) y en la Agencia Canaria de Noticias ACNPRESS (Tenerife). Entre diciembre de 2005 y diciembre de 2012 trabajó en Ediciones Idea, donde desempeñó los cargos de responsable de prensa y actos públicos, correctora, editora y directora de colecciones. En 2013 edita la trilogía «Somos solidarios» (Minitextos comprometidosMinitextos para sonreír y Minitextos de amor y lujuria). Trabajó en el comisariado y organización de exposiciones en la Sala Conca entre 1998 y 2009 y también fue responsable de prensa de la misma entidad entre septiembre de 2003 y diciembre de 2009. Ha publicado multitud de artículos sobre arte en libros, manuales, catálogos y revistas especializadas, así como en los periódicos Abc-CanariasEl DíaDiario de Avisos y La Opinión de Tenerife. En el terreno de la literatura ha publicado varios relatos y la novela Malgache (Ediciones Idea, Tenerife, 2004; segunda edición: enero de 2008). Su tesis doctoral Lo pintado y lo escrito. Límites y conexiones. Análisis 
comparativo entre pinturas de Remedios Varo y textos de Isabel Allende fue editada por la Universidad de La Laguna en soporte informático (Tenerife, 2005), y resumida y revisada en formato de ensayo en el libro Los universos mágicos de Remedios Varo e Isabel Allende. Fantasmas y espíritus (Ediciones Idea, Tenerife, 2006). Además, ha publicado, entre otros libros, el volumen de entrevistas DialogArte, conversaciones en torno al arte actual en Canarias (Ediciones Idea, Tenerife, 2010) y el ensayo Los lenguajes de la Conca. Arte para tocar el alma (Tenerife, Ediciones Idea, 2011). En 2013 funda y dirige Escritura entre las nubes para continuar con su profesión de correctora y editora por cuenta propia mientras inicia su andadura como profesora de literatura y escritura creativa. En mayo 2014 crea la editorial Escritura entre las nubes.
Más información en: www.escrituraentrelasnubes.com

lunes, 28 de septiembre de 2015

LA CRUZ Y LA ESPADA

LA CRUZ Y LA ESPADA

POR SILVIA DELGADO
Por Silvia Delgado Vaya con el todopoderoso, su representante en la tierra anda de parranda. Que si Cuba, que si Obama, que si pide paz, que si pide justicia… Una caricia a un niño, un besito a una madre de luto, unas palabritas que sirvan de analgésico a los crucificados… Y todos tan contentos, el […]

Vaya con el todopoderoso, su representante en la tierra anda de parranda.
Que si Cuba, que si Obama, que si pide paz, que si pide justicia…
Una caricia a un niño, un besito a una madre de luto, unas palabritas que sirvan de analgésico a los crucificados…
Y todos tan contentos, el Bergoglio dice lo que todo dios quieren escuchar.
Sus feligreses lo adoran y  deciden ignorar a qué personajes han ensalzado y protegido a lo largo de su larguísima historia.
En lo concreto, en el Estado español con el asesino Franco, en lo concreto, en Argentina, con Videla, en Chile con Pinochet, en Paraguay con Stroessner, en lo concreto cubriendo de silencio las violaciones de niños, enriqueciéndose obscenamente con sus tejemanejes inmobiliarios, coaccionando gobiernos pa seguir engordando las arcas, despreciando a las víctimas que ellos mismos señalaron, actuando con mano de hierro con aquellos que dentro de su seno cuestionan su cinismo.
Y lo cierto es que las iglesias aquí están vacías, pero su presencia es permanente, sus latigazos se reciben ahora con las ansias de libertad de Cataluña, ahora con el aborto, ahora con la homosexualidad, que si las escuelas, que si las mujeres maltratadas, que si la promiscuidad, que si el Sida…  y todos los gobiernos se arrodillan ante sus caprichos.
Ceden a sus presiones.
Permiten que su moral se haga ley.
A mí el tipo este, el Bergoglio, me resulta igual de rancio y de fascista que los otros. Yo sé que hay zurdos que lo miran con buenos ojos, que incluso desearían ser recibidos en audiencia por él pero qué quieren que les diga, rondo la cincuentena, soy mayor pa creer en los cuentos.
Jon Sobrino dijo: “hay que bajar al pueblo de la cruz”,  fue denostado por esto y por ponerse del lado de los oprimidos, de los masacrados.
Lo que llevan haciendo los mandamases de la Iglesia es precisamente lo contrario, apuntalar al pueblo en la cruz,  clavarlo más si se suelta, ponerle coronas de espinas, hincarle dagas en su costado y si alguien se acerca a liberarlo, demonizarlo.
Que me perdonen los creyentes buenos, los sacerdotes buenos, los que efectivamente hacen de su vida  solidaridad y justicia.

Pero las consecuencias del  despotismo  de sus jefes omnipresentes son tan  infames que se pagan al contado con barbarie.

INVOCAS LOS CIELOS...POEMA DE DUNIA SÁNCHEZ

INVOCAS LOS CIELOS...
DUNIA SÁNCHEZ 
Invocas los cielos
Colmados de astros.
Involucras tu danza
Con acantilados rajados
Con el sonido de una brisa
Evadida de la nostalgia.
Focos dan lumbre a tu vientre
Tembloroso en la incertidumbre.
Te miras lo abultado que está
Penas juegan con el sudor de sus entrañas.
Penas donde la jerga normal son las batallas insostenibles
En el encuentro con la vida.
Todo se amarga.
Todo se encrudece.
Y un grito alistado a sótanos de cristal
Te observan, te acarician
Hasta la debilidad.
Qué frágiles somos.
Envueltos en la bruma de la pesadez,
Desgarrados por el soplo de la sangre derramada
Bajo las escenas del terror.
Cuchillos sobrevuelan al ser
Solo en su imperio de quebrantos
Y una paloma rajada es símbolo
De nuestras espaldas.
Ven amiga mía
Acompáñame en la penumbra de los sentidos

Implorando el regreso de la paz.

COMENTARIOS DE FÚTBOL, MADRID Y BENFICCA AÑO 1965

COMENTARIOS DE FÚTBOL, MADRID 
Y BENFICCA AÑO 1965

 POR TEOBALDO PÉREZ ARNAY
El día 24 de febrero de 1965, Eusebio - según él mismo - jugó su mejor partido a lo largo de su carrera deportiva frente al Real Madrid. Ese día, el Benfica derrotó al equipo español por un contundente 5-1. Los equipos presentaron las siguientes alineaciones; por parte del Real Madrid: Betancort, Miera, Santamaría, Pachín, Sanchis, Zoco, Amancio, Félix Ruiz, Pirri, Puskas y Gento. El equipo portugués alineó a: Costa Pereira, Caven, Germano, Raúl, Cruz, Perides, José Augusto, Coluna, Torres, Eusebio y Simoes. Fue un auténtico descalabro del Real Madrid en la Copa de Europa. Una de las cosas que le echaron en cara al técnico madridista fue meter a Sanchis como medio en lugar del francés Muller.

Las cronicas de la época, le echaron la culpa a Miguel Muñoz por su planteamiento excesivamente prudente. El equipo salió un tanto atemorizado ante la figura de Eusebio, pero es que ese equipo no sólo tenía al mozambiqueño, sino toda la delantera era una máquina de hacer fútbol y goles; de este modo, José Augusto, su extremo derecho, lo tenía todo: facilidad de dermarque, regate, velocidad y además, hacía goles. Qué decir de Coluna, el cerebro y organizador de todo aquél gran conjunto que fue el Benfica de los sesenta. No hay que olvidar, que esa misma delantera del equipo luso, sería la que formaría defendiendo a Portugal en el Mundial 66 de Inglaterra. El 9 de ese equipo era Torres, un gigante que en el juego aéreo era demoledor; ese día trajo por el camino de la amargura a la defensa blanca. Y qué decir de la auténtica estrella y líder de ese legendario Benfica, nada más y nada menos que Eusebio. Jugador dotado de un terrorífico disparo - de él dijo en una ocasión, Luis Suárez, " que la pegaba que la rompía" - y además, se trataba de un futbolista que también ayudaba en las labores defensivas; excelente técnica y bravo a la hora de disputar los balones a pesar de la "leña" que le daban, aguantaba todo tipo de tarascadas con una gran nobleza, apenas sin quejarse. Por último su extremo izquierdo: Simoes; asimismo gran jugador al estilo de los extremos de la época: velocidad, regate, disparo y excelente técnica. Se dijo que el Barcelona lo quiso fichar, pero no se pudo realizar la operación porque no se podían fichar extranjeros en la Liga española.

En el encuentro de vuelta, ganaría el Real Madrid por un insuficiente 2-1, resultado éste que solamente la permitiría salvar el honor al Real Madrid.

Eusebio, es para mí, el mejor jugador de la historia del fútbol de Portugal, incluso por encima de Cristiano Ronaldo. Y aunque sea una apreciación muy subjetiva, lo creo así.

Fdo. Teobaldo Pérez Arnay


Pd.- Les quiero comunicar a todos mis amigos, que estos artículos los escribo totalmente de memoria y sin ningún tipo de estilo literario porque si no, pierdo la frescura que me permite el escribir de esta manera.
Si quieres hacerme un "chequeo" momorístico con los artículos, estoy a tu disposición para "someterme" al mismo. Más que nada porque me preocupa mucho mi propio estilo a la hora de escribir.
Un abrazo Teo

¿DÓNDE ESTÁ DIOS?

¿DÓNDE ESTÁ DIOS?

Luis Castro Pérez
Dos niños con el rostro de agonía,
agobiados de ruina y desencanto,
sin pan y sin hogar y sin un manto
los ví dormir en el portal, un día.

¡Vuelvo la cara al sol con rebeldía
y lanzo un grito horrendo con espanto!:
¿Dónde está el Dios que dicen es un santo,
el Justo y bueno de la Eucaristía?

¡Medito entonces que en el orbe cuánto,
cuánto inocente que la vida hastía
paga tributo injusto con su llanto!

Y al ver la iniquidad, con energía
lanzo un horrendo grito con espanto:
¿Dónde está el Dios de imagen justa y pía?

¿FELIZ NAVIDAD?
Salió aquel hombre al comenzar el día,
¡La garra al frente, el odio por delante!
¡dispuesto a aniquilar al semejante!
¡hecho un guerrero con fatal porfía!

Montando en su corcel de egolatría
¡robó a quien pudo con afán mercante!
¡mató inocentes en aquel instante!
¡sembró el rencor en donde no lo había!

Nunca fue justo ni jamás galante
y en aquella salvaje travesía,
sólo buscó riquezas arrogante.

¡No tuvo compasión del que moría
y convertido en colosal maleante
fue portador ideal de hipocresía!

II

Llegó Diciembre y el invierno andante,
y asqueado el hombre de su cacería,
retornó a la morada en que vivía
caridad predicando... ¡qué desplante!

Y aquel que aniquiló a su semejante,
volvió con villancicos de alegría
y cánticos de paz... ¡vaya osadía!
deseando bienestar... ¡vaya farsante!

Pasó la Navidad... su fantasía...
su espíritu de paz... ¡calló el cantante!
¡murieron los anhelos de armonía!

Y aquel de beatitud disimulante,
salió de nuevo, al comenzar el día,
¡dispuesto a aniquilar al semejante!


FRASES DE SILENCIO
A veces, en la noche solitaria,
pregunto a mi destino con empeño
si acaso mis anhelos y mi sueño
son sólo una visión imaginaria.

Yo sueño en la fortuna necesaria
para tener un porvenir risueño,
y anhelo una mujer, a quien diseño
mi vida y una gloria extraordinaria.

Y miro un horizonte que me esconde
la dicha y el placer que me sentencio
¡y aquello que soñé me corresponde!

Entonces, con la noche yo presencio
cómo el destino mudo me responde
con sus sapientes frases de silencio..

domingo, 27 de septiembre de 2015

TEXTO LEIDO POR ANTONIO ARROYO EN LA PRESENTACION DE "FOGATAS" POEMARIO DE ROBERTO CABRERA

LA ORILLA DE QUÉ LADO

Antonio Arroyo Silva.
Hace mucho tiempo en Las Ramblas de la ciudad de Santa Cruz de Tenerife se produjo un desangre libelular. Pocos supimos entonces del sujeto de tal debacle. Sólo su autor, Roberto Cabrera García; pero, además, Alejandro Cioranescu por entonces director de publicaciones del Cabildo de Tenerife, y también Pedro García Cabrera, nuestro gran poeta, y Domingo Pérez Minik, nuestro genial crítico literario. Este último decía en carta al autor, por entonces novel, que poemarios así habrían de ser destacados por encima del extremo aburrimiento que producía la poesía insular de entonces. Aburrimiento por calco y recalco de las fórmulas dadas por la generación que mermó la Guerra Civil, de la cual formaron parte el propio Pérez Minik y el aludido poeta Pedro García Cabrera, ambos muy conscientes de que la poesía tenía de ir más allá. Incluso de lo que ellos mismos habían "inaugurado".
Así que ese desangre comenzó a la par de poetas como Félix Francisco Casanova y Dulce Díaz Marrero. La poesía canaria necesitaba en esos momentos (y siempre) curarse en salud, y esta cura se maquinó desde la marginalidad que produjeron los últimos coletazos del régimen franquista. Poetas como Dylan Thomas, Gelman, etc eran el centro de atención. Indagación de los elementos del paisaje urbano y periférico, nada coincidentes con los planteamientos que Andrés Sánchez Robayna hacían a partir de la Teleología de Lezama Lima y El hombre en función del paisaje, de Pedro García Cabrera, pero olvidando la sensualidad caribeña y canaria. Un paisaje que se hace habitación del texto desde el silencio; pero sin latido. Sin carne, por mucho cuerpo del mundo que se proclamara.
Roberto Cabrera no desdeña ni a Lezama ni a su admirado poeta García Cabrera, sino, al contrario, hace una profunda revisión de las propuestas de ambos y la refunde con esas ideas que el Romanticismo español había desdeñado: la rebeldía del lenguaje. Y junto a todo esto, la música; el jazz, sobre todo, que eleva los decibelios de la irredención, de la patria no vencida del verso. Dice Jorge Rodríguez Padrón en su obra La patria perdida que, en España (y Canarias), lo que se enuncia como romántico no es tal, sino una consecuencia del llamado Siglo de las Luces, que como siempre en España entra tarde y mal. Incluso el intento de ordenación de las ideas de los ilustrados franceses nocivo fue para la poesía. En dicho libro se nos demuestra que los poetas ingleses y alemanes siguieron una senda muy distinta al adentrarse en la aventura del lenguaje (Wordworth, Novalis...). Y esto precisamente es lo que nos plantea Roberto Cabrera en su primer poemario: un neorromanticismo que se rebela siguiendo los pasos de aquel Romanticismo y cuenta nueva de Emeterio Gutiérrez Albelo y que, sin desdeñar al sujeto lírico, tampoco lo hace centro de atención del poema. Este se desangra ahí, como las libélulas, en medio de un paisaje urbano donde intervienen todos los sentidos, todos los enfoques. Estilo cubista, podríamos decir. No es extraño que a finales de los 70 Roberto Cabrera y Olga Luis Rivero hubieran difundido ese Manifiesto Sensualista que ha marcado las poéticas de ambos. Eso y el jazz, un jazz que, como la poesía, no se queda en simple estereotipo sino que indaga y pasa por el freejazz y el etnojazz buscando el hueco justo de un paisaje que cambia y se cimbrea.
Y ahora el desangre continúa con nuevas energías. Dice el poeta español Ángel Guinda, a propósito de la reciente publicación de Roberto Cabrera en la colectánea Galaxias de su micropoemario Al final de la Costa y otros poemas, que su poesía se caracteriza por un paisajismo    sensual de sonoro cromatismo. En vista de lo expuesto anteriormente, no anda descaminado nuestro poeta peninsular y menos aún si nos adentramos   en este nuevo poemario del mismo título que contiene algunos poemas de la  anterior entrega. El paisaje en la poesía de Roberto Cabrera es esencial; pero no ese sentimiento del paisaje (ni del mar) que menciona Balbuena Prat al enumerar las características que constituyen la lírica canaria. No es un sentimiento del paisaje como tal, es un paisaje que crece y se desarrolla en el cuerpo de quien lo habita. Un paisaje visto desde el mar. Así, en el poema inicial,  "Al final de la costa" se ve el mar:
                 Jugueteando se adorna
el coloso irisado
hacia arriba
tirando
desde
abajo

Hacia arriba desde abajo, el final de la costa es el mar, la costa es el final de la ola. El mar que se deshace en cálculos de océano, cálculos biliares. Excelente imagen que supera, según mi punto de vista, todas las prosopopeyas que en más de dos mil años se le han atribuido al mar. Un mar visto aquí desde lo externo y desde el límite que simboliza esa línea costera: ni mar ni tierra. Posición fronteriza del poeta que no sólo apunta al desarrollo de su cosmovisión, sino al mismo lenguaje. Como isleño que es. Ese movimiento de las olas es la imagen que escribe el movimiento de su pulsión poética. Por aquí camina el pensamiento de Lezama Lima, el de Derek Walcott, Aristóteles y Nietzsche. O mejor, la consecuencia de estos pensamientos por lo que supone la visión insular concreta de Roberto Cabrera. Visión urbana de ciudad costera, como diría Emeterio Gutiérrez Albelo de los poetas de la isla de Tenerife. Pero aún más.
Continúa el poemario con un, digamos, extenso poema de 46 fragmentos o ejes llamado "Fogatas" que da título al libro. A través de esta singladura el sujeto lírico --a veces épico-- va encendiendo fogatas al mar desde los límites de esa costa con maderas. Como la Mararía de Rafael Arozarena, quizás."De chicos encendíamos fogatas a la orilla del mar" (manifiesta Roberto). Después venían las fogaleras, los niños se quedaban apestando a humo y, la consecuencia, decían los mayores...Mitologías bullían entonces de boca en boca, cuando el mythos infantil no acababa de asentarse en el logos de la razón del Sistema. Coloquialismo del vivir que se hace poético.  Veamos un ejemplo:


Maderas que la mar
trae
a tu hoguera de
sombras
ardientes de sequedad
salobres como
mestizos recuerdos

Mestizaje temporal, amalgama de recuerdos infantiles y juveniles: la venta del padre, los primeros amores, las correrías por el Duggi. Y todo eso llega a la poesía. El sujeto lírico hace una firme declaración de principios, una especie de arte poética:


Yo soy el correveidile
de los versos
en la trinchera azul
de los tópicos
y voy por mi rambla vertical
tocando cadáveres
con cabeza rapada


Se trata de fundar los recuerdos, el mestizaje de los mismos en una amalgama de añicos que puncen desde tiempo ha. Y a este ahora del poema le corresponde estallar en esos 46 fragmentos que, como pequeños cantos poundianos, inauguran una vida escrita desde un coloquialismo de lo cotidiano. Una vida que se define insular e insularia y donde se mezclan los elementos canarios y caribeños, no precisamente de forma caprichosa sino como un resultado de esa memoria, de ese trasvase que ha unido a los pueblos de ambas orillas no solo desde un punto de vista histórico, sino también lingüístico, sensorial y, ¡como no!, personal de nuestro poeta, que ya manifestó esta conciencia en su poemario Pie de rumbas, aparte también en su indagación musicológica.  Precisamente, en el fragmento IV, Roberto hace hincapié de la doble naturaleza de su quehacer poético, es decir, como si música y poesía fueran las dos caras de la misma moneda: Tárrega, venta paterna del Duggi, observación de las clases de guitarra, aprendizaje avizor, conciencia de que en lo prohibido está el paraíso perdido, the lost paradise, Blake y la baquelita de la radio, sensualidad, desnudez, grito... Todo esto son las fogatas de la infancia y la juventud que ahora se encienden en nuestras ventanas lectoras. Y las fogaleras que nos correspondan después del sueño de la lectura:

Por ella
la lira dobló
la ropa
en jirones
contiguos
habló con ojos
semejantes
Darse cuerda
en el tiempo
fluye
Y Palas abre
el hoyo del 
lenguaje

Al final  de la noche, un poco antes de amanecer en los harenes/ tus prominentes párpados me asoman las manos/ entre tanta hierba a desbrozar/y las fogatas que alzan su mensaje, dice en el fragmento XLIII. Antes del amanecer, un sol que va despidiendo almas que marcharon entre surcos marinos imposibles de arar. Atrás de las fogatas, quedan los rescoldos y de esos rescoldos surgirá el fuego sublime del amor. Pero no un amor platónico sino carnal, lleno de pasión y erotismo:


Son ojos como estanques
de instante y pasiones
bajo un sombrero
de fibras innombrables
donde florecen esos labios

Esa amante solazada en caricias de infinito, que, a pesar de su terredad, va más allá del espacio y el tiempo y al final se echa a correr toda llena de besos y abrazos. Es aquí donde nuestro poeta encuentra el vado para pasar del final de la costa al final de la marea. El final de qué lado es el principio de todo.
El poemario se cierra con "Poemas de otoño". Llega el otoño al árbol de hoja perenne de la poesía y de la vida donde el poeta se solaza a "contemplar su estado" y así traer ese jeito del recuerdo a un estado casi de plenitud que quizás conlleve a no volver a ese allí o bien podría desembocar en un ahora de lejos cruzado que mezcla los planos temporales bajo el riesgo de caer en un territorio de la nada o el caos.
Fogatas es un libro que encenderá los fósforos de nuestra conciencia. Se caracteriza por el uso magistral de la imagen que, por cercanas al poeta se aproximan a los lectores como flashes. Su léxico fluctúa entre lo coloquial y lo culto, sin caer en lo folclórico ni en lo académico: todo surge con naturalidad, con ternura pero sin prejuicios del decir ni contenciones-distensiones moralizantes. Un lenguaje fronterizo, como decía al principio, pues el poeta fluctúa entre un sistema de signos impuesto y todo ese desbordamiento expresivo próximo al estallido galáctico que siempre lo ha caracterizado. Y todo esto está potenciado por ese ritmo envolvente que recorre todo el libro.
Me emocionan los libros de poesía sin mirada unívoca, los libros lejanos a las soledades de Polifemo que miran el mundo con su ojo único y que, por eso se estampan contra los escollos. Lleguemos, pues, al final de la costa de nuestras miradas y encendamos fogatas para que los náufragos no regresen.
Antonio Arroyo Silva. Sardina, abril de 2014

Seguidores