domingo, 31 de julio de 2016

VILLAR EL GRAN DICTADOR DEL FUTBOL ESPAÑOL

VILLAR EL GRAN DICTADOR DEL FUTBOL ESPAÑOL

ANGHEL MORALES
Fútbol cosa de mediocres
yo lo puedo atestiguar,
que tengan de presidente
al mediocre de Villar.

xxxxxx

Manda como un dictador
hace y deshace a su antojo
ni el gobierno lo controla
y resulta un incomodo.

xxxxxx

Lleva no se cuantos años
todos de mediocridad
las cuentas nunca están claras
esto me huele muy mal.

xxxxxxx

Hasta su hijo ha enchufado
en el fútbol americano,
aunque según me comentan
esta siendo investigado.

xxxxxxx

Con su mano hitleriana
nombra seleccionador,
el no consulta con nadie
como todo dictador.

xxxxxxx

El se presenta a la UEFA
haber si sale votado,
los españoles contentos
pues de buena se han librado.

xxxxxx

Mas si no sale elegido
se presenta a la española,
tiene el puesto asegurado
pues hay mucha gente boba.

xxxxxx

Ninguno de los gobiernos
lo ha podido controlar
el ha sido el puto amo
de forma dictatorial.

xxxxxx

Hay una guerra constante
en Liga y Federación
las cosas salen muy mal
por culpa de este señor.

xxxxxx

Como se permite el fútbol
tener dos jefes peleados
aquí no hay quien ponga orden
esto es cosa de negados.

xxxxxx

Ya con esta me despido
de Villar el Dictador,
que mangonea a su antojo
a todo el fútbol español.

POR QUÉ HILLARY CLINTON ES MUCHO PEOR QUE TRUMP

POR QUÉ HILLARY CLINTON ES MUCHO PEOR QUE TRUMP

DIANA JOHNSTONE
Diana Johnstone es quizá una de las comentaristas de la política europea y estadounidense más reputadas en la izquierda. Colaboradora, entre otros, de Counterpunch, Johnstone, que se hizo conocida en Europa por sus críticas a la política occidental durante las guerras en los Balcanes, acaba de sacar un libro sobre Hillary Clinton titulado La reina del caos. La entrevistó para lamarea.com Àngel Ferrero.

Los medios estadounidenses han centrado su atención estas primarias en Donald Trump. Pero en su opinión, Hillary Clinton también debería ser motivo de preocupación. La ha descrito como ‘la reina del caos’. ¿Por qué?

Trump consigue titulares porque es una novedad, un showman que dice cosas chocantes. Es visto como un intruso en un espectáculo electoral diseñado para transformar a Clinton en la “primera mujer presidenta de América”. ¿Por qué la llamo reina del caos? En primer lugar, por Libia. Hillary Cinton fue en gran medida responsable de la guerra que hundió a Libia en el caos, un caos que se extiende hacia el resto de África e incluso Europa. Ha defendido más guerra al Oriente Medio.

Mi opinión no es que Hillary Clinton “también debería” ser motivo de preocupación. Ella es el principal motivo de preocupación. Clinton promete apoyar más a Israel contra los palestinos. Está totalmente comprometida con la alianza de facto entre Arabia Saudí e Israel que tiene como objetivo derrocar a Assad, fragmentar Siria y destruir la alianza chií entre Irán, Assad y Hezbolá. Esto aumenta el riesgo de confrontación militar con Rusia y Oriente Medio. Al mismo tiempo, Hillary Clinton defiende una política beligerante hacia Rusia en su frontera con Ucrania. Los medios de comunicación de masas en Occidente se niegan a darse que cuenta que muchos observadores serios, como por ejemplo John Pilger y Ralph Nader, temen que Hillary Clinton nos conduzca, sin advertirlo, a la Tercera Guerra Mundial.

Trump no se ajusta a ese molde. Con sus comentarios groseros, Trump se desvía radicalmente del patrón de lugares comunes que oímos de los políticos estadounidenses. Pero los medios de comunicación establecidos han sido lentos en reconocer que el pueblo estadounidense está completamente cansado de políticos que se ajustan al patrón. Ese patrón está personificado por Hillary Clinton. Los medios de comunicación europeos han presentado en su mayoría a Hillary Clinton como la alternativa sensata y moderada al bárbaro de Trump. Sin embargo, Trump, el “bárbaro”, está a favor de reconstruir la infraestructura del país en vez de gastar el dinero en guerras en el extranjero. Es un empresario, no un ideólogo.

Trump ha afirmado claramente su intención de poner fin a la peligrosa demonización de Putin para desarrollar relaciones comerciales con Rusia, lo que sería positivo para Estados Unidos, para Europa y para la paz mundial. Extrañamente, antes de decidir presentarse como republicano, para consternación de los líderes del Partido Republicano, Trump era conocido como demócrata, y estaba a favor de políticas sociales relativamente progresistas, a la izquierda de los actuales republicanos o incluso Hillary Clinton.

Trump es impredecible. Su reciente discurso en AIPAC, el principal lobby pro-israelí, fue excesivamente hostil hacia Irán, y en 2011 cayó en la propaganda que condujo a la guerra contra Libia, incluso si ahora, retrospectivamente, la critica. Es un lobo solitario y nadie sabe quiénes son sus asesores políticos, pero hay esperanza de que arroje fuera de la política a los neoconservadores e intervencionistas liberales que han dominado la política exterior estadounidense los últimos quince años.

Los asesores de Clinton destacan su experiencia, en particular como secretaria de Estado. Muchos se ha escrito sobre esta experiencia y no siempre de manera positiva. ¿Cuál fue su papel en Libia, Siria o Honduras?

Hay dos cosas que decir sobre la famosa experiencia de Hillary Clinton. La primera es observar que su experiencia no es el motivo de su candidatura, sino, más bien, la candidatura es el motivo de su experiencia. En otras palabras, Hillary no es candidata debido a que su maravillosa experiencia haya inspirado a la gente a escogerla como aspirante a la presidencia. Es más correcto decir que ha acumulado ese currículo justamente para cualificarse como presidente.

Durante unos veinte años, la máquina clintonita que domina el Partido Demócrata ha planeado que Hillary se convierta en “la primera mujer presidenta de EEUU” y su carrera se ha diseñado con ese fin: primero senadora de Nueva York, después secretaria de Estado.

Lo segundo concierne al contenido y la calidad de esa famosa experiencia. Se ha empecinado en demostrar que es dura, que tiene potencial para ser presidenta. En el Senado votó a favor de la guerra de Irak. Desarrolló una relación muy cercana con el intervencionista más agresivo de sus colegas, el senador republicano por Arizona John McCain. Se unió a los chovinistas religiosos republicanos para apoyar medidas como hacer que quemar la bandera estadounidense fuese un crimen federal. Como secretaria de Estado, trabajó con “neoconservadores” y esencialmente adoptó una política neoconservadora utilizando el poder de Estados Unidos para rediseñar el mundo.

Respecto a Honduras, su primera importante tarea como secretaria de Estado fue proporcionar cobertura diplomática para el golpe militar de derechas que derrocó al presidente Manuel Zelaya. Desde entonces Honduras se ha convertido en la capital con más asesinatos del mundo. En cuanto a Libia, persuadió al presidente Obama para derrocar el régimen de Gaddafi utilizando la doctrina de “responsabilidad para proteger” (R2P) como pretexto, basándose en falsas informaciones. Bloqueó activamente los esfuerzos de gobiernos latinoamericanos y africanos para mediar, e incluso previno los esfuerzos de la inteligencia militar estadounidense para negociar un compromiso que permitiese a Gaddafi ceder el poder pacíficamente.

Continuó esa misma línea agresiva con Siria, presionando al presidente Obama para que incrementase el apoyo a los rebeldes anti-Assad e incluso para imponer una “zona de exclusión aérea” basada en el modelo libio, arriesgándose a una guerra con Rusia. Si se examina atentamente, su “experiencia” más que cualificarla para el puesto de presidente, la descalifica.

Como secretaria de Estado, Clinton anunció en 2012 un “pivote” a Asia oriental en la política exterior estadounidense. ¿Qué tipo de política podríamos esperar de Clinton hacia China?

Básicamente este “pivote” significa un desplazamiento del poder militar estadounidense, en particular naval, desde Europa y Oriente medio al Pacífico occidental. Supuestamente, porque debido a su creciente poder económico China ha de ser una “amenaza” potencial en términos militares. El “pivote” implica la creación de alianzas antichinas entre otros Estados de la región, lo que con toda probablidad incrementará las tensiones, y rodeando a China con una política militar agresiva se la empuja efectivamente a una carrera armamentística. Hillary Clinton apuesta por esta política y si llegase a la presidencia la intensificaría.

Clinton dijo en 2008 que Vladímir Putin no “tiene alma”. Robert Kagan y otros “intervencionistas liberales” que jugaron un papel destacado en la crisis en Ucrania la apoyan. ¿Su política hacia Rusia sería de una mayor confrontación que la del resto de candidatos?

Su política sería claramente de una mayor confrontación hacia Rusia que las de Donald Trump. El contrincante republicano de Trump, Ted Cruz, es un fanático evangélico de extrema derecha que sería tan malo como Clinton, o quizá peor. Comparte la misma creencia semirreligiosa de Clinton en el rol “excepcional” de Estados Unidos para modelar el mundo a su imagen. Por otra parte, Bernie Sanders se opuso a la guerra de Iraq. No ha hablado demasiado de política internacional, pero su carácter razonable sugiere que sería más juicioso que cualquiera de los demás.

Los asesores de Clinton tratan de destacar su intento de reformar el sistema sanitario estadounidense. ¿Fue ese intento de reforma realmente un avance y tan importante como dicen que fue?

En enero de 1993, pocos días después de asumir la presidencia, Bill Clinton mostró su intención de promocionar la carrera política de su esposa nombrándola presidenta de una comisión especial para la reforma del sistema nacional de sanidad. El objetivo era llevar a cabo un plan de cobertura sanitaria basado en lo que se denominó “competitividad gestionada” entre compañías privadas. El director de esa comisión, Ira Magaziner, un asesor muy próximo a Clinton, fue quien diseñó el plan. El papel de Hillary era vender políticamente el plan, especialmente al Congreso. Y en eso fracasó por completo. El “plan Clinton”, de unas 1.342 páginas, fue considerado demasiado complicado de entender y a mediados de 1994 perdió prácticamente todo el apoyo político. Finalmente se extinguió en el Congreso.

Respondiendo a la pregunta, el plan básicamente no era suyo, sino de Ira Magaziner. Como había de depender de las aseguradoras privadas, orientadas al beneficio, como ocurre con el Obama Care, ciertamente no era un avance, como sí que lo es el sistema universal que defiende Bernie Sanders.

La campaña de Clinton ha recibido notoriamente dinero de varios hedge funds. ¿Cómo cree que podría determinar su política económica si consigue llegar a la presidencia?

Cuando los Clinton abandonaron la Casa Blanca en enero de 2001, Hillary Clinton lamentó estar “no sólo sin blanca, sino en deuda”. Eso cambió muy pronto. Hablando figuradamente, los Clintons se trasladaron de la Casa Blanca a Wall Street, de la presidencia al mundo de las finanzas. Los banqueros de Wall Street compraron una segunda mansión para los Clinton en el Estado de Nueva York (que se sumó a la que tienen en Washington DC) prestándoles primero el dinero y luego pagándoles millones de dólares por ofrecer conferencias.

Sus amistades en el sector bancario les permitieron crear una fundación familiar ahora valorada en dos mil millones de dólares. Los fondos de la campaña proceden de fondos de inversión amigos que colaboran de buen grado. Su hija, Chelsea, trabajó para un fondo de inversión antes de casarse con Marc Mezvinsky, quien creó su propio fondo de inversión después de trabajar para Goldman Sachs.

En pocas palabras, los Clinton se sumergieron por completo en el mundo de las finanzas, que se convirtió en parte de su familia. Es difícil imaginar que Hillary se mostrase tan desagradecida como para llevar a cabo políticas contrarias a los intereses de su familia adoptiva.

Se dice que la política de identidad es otro de los pilares de su campaña. Quienes apoyan a Clinton afirman que votándola se romperá el techo de cristal y que por primera vez en la historia una mujer entrará en la Casa Blanca. Desde varios medios has protestado contra esta interpretación.

Una razón fundamental para que se diese la alianza de Wall Street con los Clinton es que los autoproclamados “nuevos demócratas” encabezados por Bill Clinton lograron cambiar la ideología del Partido Demócrata de la igualdad social a la igualdad de oportunidades. En vez de luchar por las políticas tradicionales del New Deal que tenían como objetivo incrementar los estándares de vida de la mayoría, los Clinton luchan por los derechos de las mujeres y las minorías a “tener éxito” individualmente, a “romper techos de cristal”, avanzar en sus carreras y enriquecerse. Esta “política de la identidad” quebró la solidaridad de la clase trabajadora haciendo que la gente se centrase en la identidad étnica, racial o sexual. Es una forma de política del “divide y vencerás”.

Hillary Clinton busca persuadir a las mujeres de que su ambición es la de todas ellas, y que votándola están votando por ellas mismas y su éxito futuro. Este argumento parece funcionar mejor entre las mujeres de su generación, que se identificaron con Hillary y simpatizaron con el apoyo leal a su marido, a pesar de sus flirteos. Sin embargo, la mayoría de las jóvenes estadounidenses no se han dejado llevar por este argumento y buscan motivos más sólidos a la hora de votar. Las mujeres deberían trabajar juntas por las causas de las mujeres, como el mismo salario por el mismo trabajo, o la disponibilidad de centros infantiles para las mujeres trabajadoras. Pero Hillary es una persona, no una causa. No hay ninguna prueba de que las mujeres en general se hayan beneficiado en el pasado de tener a una reina o una presidenta. Es más, aunque la elección de Barack Obama hizo felices a los afroamericanos por motivos simbólicos, la situación de la población afroamericana ha ido empeorando.

Mujeres jóvenes, como Tulsi Gabbard o Rosario Dawson, consideran que poner fin a un régimen de guerras y cambios de régimen y proporcionar a todo el mundo una buena educación y sanidad son criterios mucho más significativos a la hora de escoger un candidato.

¿Por qué las minorías siguen apoyando a Clinton en vez de a Sanders?

Está cambiando. Hillary Clinton ganó el voto negro en las primarias demócratas en los Estados del sur profundo. Fue a comienzos de la campaña, antes de que Bernie fuese conocido. En el sur profundo, muchos afroamericanos estaban desencantados porque muchos de ellos estaban en prisión o habían estado en prisión, y la mayoría de votantes son mujeres mayores que asisten regularmente a la iglesia, donde escuchan a los predicadores pro-Clinton, no lo que se dice en Internet.

En el norte las cosas son diferentes, y el mensaje de Sanders está consiguiendo extenderse. Lo apoyan la mayor parte de intelectuales afroamericanos y de afromericanos del mundo del entretenimiento. Ésta es la primera elección presidencial donde Internet juega un papel clave. Especialmente la gente joven, que no confía en los medios de comunicación establecidos. Es suficiente leer los comentarios de los lectores estadounidenses en Internet para darse cuenta de que Hillary Clinton está considerada ampliamente como una mentirosa, una hipócrita, una belicista y un instrumento de Wall Street.

¿Cómo ves la campaña de Bernie Sanders? Es visto como la esperanza de la izquierda, pero tras la presidencia de Obama también hay cierto escepticismo. Algunos comentaristas han señalado su apoyo a intervenciones militares estadounidenses en el pasado.

A diferencia de Obama, quien prometió un “cambio” vago, Bernie Sanders es muy concreto a la hora de hablar de los cambios que se tienen que hacer en política doméstica. E insiste en que él solo no puede hacerlo. Su insistencia en que se precisa una revolución política para conseguir sus metas está realmente inspirando el movimiento de masas que necesitaría. Es lo suficientemente experimentado y tozudo como para evitar que el partido le secuestre, como ocurrió con Obama.

En cuanto a la política exterior, Sanders se opuso firmemente y de manera razonada a la guerra de 2003 en Irak, pero como la mayor parte de la izquierda, se dejó llevar por los argumentos en favor de las “guerras humanitarias”, como la desastrosa destrucción de Libia.

Pero este tipo de desastres han comenzado a educar a la gente, y puede que hayan servido de lección al propio Sanders. La gente puede aprender. Puede oír, entre quienes le apoyan, a antibelicistas como la congresista Tulsi Gabbard de Hawai, que presentó su dimisión en el Comité Nacional Demócrata para apoyar a Sanders. Hay una contradicción obvia entre el gasto militar y el programa de Sanders para reconstruir EEUU. Sanders ofrece una mayor esperanza porque viene con un movimiento nuevo, joven y entusiasta, mientras que Hillary viene con el complejo militar-industrial y Trump viene consigo mismo.

Actualmente vive en Francia. ¿Cómo ve la situación en el país? ¿Qué explica el ascenso del Frente Nacional, en paralelo a otras fuerzas de la nueva derecha (o nacional-conservadoras)?

Los partidos establecidos siguen las mismas políticas impopulares en Europa y en EEUU y eso, naturalmente, lleva a la gente a buscar algo diferente. El control local de los servicios sociales se sacrifica a la necesidad de “atraer inversores”, en otras palabras, a dar al capital financiero la libertad de modelar sociedades dependiendo de sus opciones de inversión. La excusa es que, atrayendo inversores, se crearán empleos, pero esto no ocurre. Puesto que la clave de estas políticas es romper las barreras nacionales para permitir al capital financiero ganar acceso, es normal que la gente acuda a los llamados partidos “nacionalistas” que aseguran querer restaurar la soberanía nacional. Como en Europa sobreviven los fantasmas del nazismo, “soberanía nacional” se confunde con “nacionalismo”, y “nacionalismo” se equipara con guerra. Estas suposiciones hacen que el debate en la izquierda sea imposible y termine favoreciendo a los partidos de derecha, que no sufren de este odio al Estado nacional.

En vez de actuar con horror a la derecha, la izquierda necesita ver las cuestiones que afectan realmente a la gente con claridad.

En el pasado ha criticado a la izquierda (o a una parte considerable de ella) por apoyar las llamadas “intervenciones humanitarias”. ¿Qué opina de la ‘nueva izquierda’ o ‘nueva nueva izquierda’ en países como Grecia o España?

La propaganda neoliberal dominante justifica la intervención militar por motivos humanitarios, para “proteger” a la gente de “dictadores”. Esta propaganda ha tenido mucho éxito, especialmente en la izquierda, donde con frecuencia se acepta como una versión contemporánea del “internacionalismo” de la vieja izquierda, cuando en realidad es todo lo opuesto: no se trata de las Brigadas Internacionales y su idealismo, combatiendo por una causa progresista, sino del Ejército estadounidense bombardeando países en nombre de alguna minoría que puede acabar demostrándose como un grupo mafioso o terroristas islámicos.

Honestamente, creo que este libro es una aportación a la crítica de la política intervencionista liberal, y lamento que no esté disponible en español, aunque hay ediciones en inglés, francés, italiano, portugués, alemán y sueco.

Ángel Ferrero - La marea

OLEAJE...poema de DUNIA SÁNCHEZ

OLEAJE...

DUNIA SÁNCHEZ
Oleaje alargándose bajo mi rostro,
Seres que bucean en la intemperie
Del eco tronador de las pisadas.
Me siento leve, gravedad que se consume
En los rincones de las mareas.
No me detengo, no me detengas
En la inmersión de mi cuerpo desnudo
Entre algas y caracolas
Que me llevan, que me traen
A la deriva de mi empeño.
Ahora, en la orilla.
Tiemblo, me mezo
Con la constante debilidad
Después de ser erupción
De la llamada de la fuerza,
De cierta compostura
Cuando navegaba tragada
Por mis ojos.
Me recuesto bajo la sombra
De la calma, de una serenidad
Que me hace inspirar, espirar
Hasta que la fatiga se eclipse
Entre mis entrañas.
Frente a mí, el océano.
Gris paisaje
Que nos muestra el vaivén
De personajes aislados
A mis sensaciones, a mis emociones.
Me alzo, retorno
Lejos de la barra
Donde mis manos
Posaron sus pensamientos.
Sargos, fulas y un etc…
Abandonarán a medida que mis pasos
Se extingue entre las calles oscuras

“LA LIBERTAD ES NOTICIA”

“LA LIBERTAD ES NOTICIA”
POR EDUARDO SANGUINETTI,
FILÓSOFO
Nada se instala por encima de nuestra libertad, nada por encima de la verdad que debe imponerse a cualquier costo: llegar a ser naciones libres y soberanas. Basta de estafas, mentiras!, basta de elecciones fraguadas en los hornos de las redacciones de los medios!, basta de exclusión!, basta de promoción desde centros mediáticos de la oligarquía, a inseguros, cobardes, mezquinos, parásitos, incapaces, ignorantes… los que crean crisis inexistentes, al precarizar, para luego vender el patrimonio del país, tal el caso de la supuesta “crisis energética instalada en Argentina”.

Ah! sumándome a la propuesta del presidente de Ecuador, Rafael Correa, pienso, que ha llegado la hora, de llamar a votar a los habitantes de los pueblos de Latinoamérica, si personas, con cuentas en paraísos fiscales, ¿pueden ocupar funciones en gobiernos?, se impone hacerlo ¡ya!

La libertad se eleva por encima de todos los pactos celebrados a espaldas del pueblo, por presidentes, expresidentes, sindicalistas devenidos en neo-oligarcas mentirosos, y asimilados a mercadear las libertades y la cultura de los pueblos. Debemos elevarnos más allá del común denominador del yo y ser libres; el resto para cobardes, no hay espacio para tibios, ¡ya no!

Un ejemplo, que creo sintetiza mi pensar acerca de que todo lo que deba ser hecho, se hará: ¿Quién hubiera pensado o intentado pensar, hace un par de décadas, que Mauricio Macri, se convierta en presidente de la República Argentina?

Y bien, parece que lo es, ¿no?… parece broma, pero no; no sé si felicitar a quienes lo han votado o darles mi más sentido pésame… Y anuncio desde esta columna, que dentro de un tiempo, no lejano, Marcelo Tinelli puede sin lugar a dudas ser un candidato a la primera magistratura de la Argentina, de no producirse un giro de 180º en nuestras vidas, siendo patriotas, solidarios, inteligentes, libres y sobre todo, tomando conocimiento, que no se puede jugar con las vidas de los habitantes de una nación, como Argentina.

Ha bastado todo un aparato de publicidad montado, apuntalado por las corporaciones económico mediáticas oligarcas, cómplices de dictaduras cívico-militares, para que estos casuales personajes, ajenos a la realidad social y política de una nación, lleguen a puestos en el pasado considerados de trascendencia…

La historia muestra que se puede, al menos temporalmente dar un vuelco, gracias a la voluntad liberadora e inspirada de hombres y mujeres que no admiten ser explotados y perpetuar el fraude de nuestra historia. Historia fraguada en la clandestinidad. Se trata de preparar nuestras mentes para la lucha vital por la lucidez, y eso significa que hay que estar siempre buscando cómo conocer el propio acto de conocer, haciendo de lado privilegios que reciben legisladores bien rentados, que ya no se representan ni a sí mismos.

Solo el “derecho colectivo a soñar” puede equipararse en importancia con los derechos humanos, en su concepción más amplia: económicos, sociales, culturales y de la persona. El orden vetusto ya no tiene espacio para quienes somos herederos legítimos de una tradición donde el conocimiento implica responsabilidad y el pensamiento tiene un sitio de honor en la vida de nuestra comunidad.

El derecho a soñar es sinónimo de búsqueda de alternativas, en una construcción social cotidiana o en la elaboración de conceptos y teorías que promueven el bien común. Una apuesta a comprender de otra manera nuestras vidas en solidaridad, junto con múltiples y variadas relaciones entre los seres humanos.

Espero que este “derecho colectivo a soñar” y cristalizar en realidad esos sueños, sea asimilado por todos los habitantes del planeta. Leer constituciones, saber que somos pueblo, que somos futuro, que conformamos los estados… para luego, hacérselo saber a presidentes desenfocados de las necesidades de sus comunidades, al producir indigencia, discriminación y una censura sistemática a la libertad de expresión… presidentes mezquinos, ávidos, inseguros, incapaces que instalan un estadio de pesadilla, propios de tiempos de dictaduras, en confrontación clara y directa con los pueblos.

La esclavitud, sutilmente, suavemente, cruelmente, se está instalando en esta tierra. Nunca dejó de estar presente, pero bajo simulaciones de inútiles democracias. El desparpajo tomó perfiles atroces… el modelo neoliberal sangriento, represor, donde la libertad de expresión, insisto, esta eliminada, nos convierten en víctimas de la desidia de los ricachones, los oligarcas y sus trolls rentados.

Si la ley es el límite, la legitimación a favor de las burguesías oligarcas y corporacionistas, excede abundantemente a la propia ley; son la coartada de la ley, su límite ilimitado.

Con todo, el pueblo, sobrevive: agredido, herido, humillado, a veces mutilado, pero aún activo y despierto, en acto, para desobedecer al destino adverso que le programan los cínicos corporacionistas, entre los que se cuentan: periodistas, legisladores, políticos, profesionales de todo tipo y cariz, farándula, sindicalistas, uniformados, arrastrados tilingos/as… y la lista se extiende hasta terminar con el último de los infelices que conspiran, a pleno sol, contra el destino de un pueblo conformado por hombres y mujeres de todas las edades y tendencias, aguardando existir en un mundo donde sean actores de sus vidas, en una misma sociedad, donde la dignidad, hoy ausente, tenga un sitio de privilegio.

sábado, 30 de julio de 2016

RITA BARBERA IMPUTADA

RITA BARBERA IMPUTADA

ANGHEL MORALES

Algunos desesperados
porque la cosa tardaba,
la justicia ya llegó:
Rita Barbera Imputada.

xxxxxx

Tratando de protegerla
la hicieron aforada,
pero ya nadie se escapa:
Rita Barberá imputada.

xxxxxxx

Son mas de cien imputados
del Partido Popular,
y piensen que solo hablamos
de Valencia nada más.

xxxxxxx

Me dice que son idiotas
los que votan al PP,
esto es una gran verdad
que no me cuesta creer.

xxxxxxx

También la plana mayor
de la época de Aznar
en el primer caso Barcenas
pues tendrán que declarar.

xxxxxx

Rajoy ha dicho si al rey
mas juega a la ambigüedad¨
pues solo va al Parlamento
si sabe que va a ganar.

xxxxxx

Con toda la corrupción
del Partido Popular
el resto de los partidos
su apoyo no les dará.

xxxxxx

También en el caso ERES
que era exclusiva del PSOE
imputan dos del PP
y esta verdad si que jode.

xxxxxx

Siguen mintiendo a la gente
con la recuperación,
son reyes de la mentira
los pupilos de Rajoy.

xxxxxx

Ya con esta me despido
mañana vengo con mas,
mas la noticia del día
imputada Barberá.

RAJOY: EL FORÚNCULO

RAJOY: EL FORÚNCULO
JUAN HENRÍQUEZ
Puede que los conservadores del PP tengan razón a la hora de defender a su candidato Rajoy, pero no es menos cierto, que se ha convertido en un serio obstáculo para que el propio PP configure un Gobierno estable y duradero. A las pruebas me remito. Ya se quedó más solo que la una en las pasadas elecciones del 20-D, y ahora, después de las nuevas elecciones del 26-J, sigue en la misma soledad.
Por supuesto que nadie en el PP osa a pedir su retirada, salvo algún KamiKaze dispuesto a suicidarse políticamente, que dudo mucho de que haya alguien que lo intente. Todos/as sin excepción, defienden a su líder  contra todo pronóstico, sin tartamudeos ni ambigüedades, cómo una piña con “el jefe”. Pero es que además, el propio Rajoy, convertido en el forúnculo del PP, y del sistema, se permite desafiarlos, digo a los suyos, marcando el paso de los métodos y discursos de cada día.
Él mismo, hablo de Rajoy, se ha encargado, mediante una estrategia orquestada y milimetrada, incluyendo la mayor parte de los medios de comunicación social, lanzar la presión política sobre el PSOE y C´s, sin ni siquiera haberlos sentado a negociar para tratar de asuntos concretos sobre política económica, empleo y bienestar social, por señalar algunos puntos relevantes. Es su máxima artimaña: meter la cabeza debajo del ala, y esperar a que los demás resuelvan el problema. Así ha sido siempre, y así está siendo ahora. Basta recordar la cantidad de veces que se ha hecho el loco sobre acusaciones de gran calado, echando, por ejemplo, balones fuera en relación a la corrupción. Impensable sería que un político como Rajoy, con lo que le ha caído, estuviera vivo, políticamente hablando, en cualquier otro país democrático de nuestro entorno europeo.
Me descojono cuando analistas, incluso dirigentes, o ex, de su propio partido, caso del José Bono en la Sexta, le piden a Pedro Sánchez un sacrificio de abstención para investir a Rajoy, por el bien de España y de los españoles; y éstos mismos barones de renombre, no tienen huevos, para exigir a Rajoy que se retire y de paso a un candidato/a del PP que reúna los apoyos necesarios para constituir Gobierno, por el bien de España y de los españoles. Éstos son los históricos del PSOE, ¡no te jode!
Según el dicho popular: para el gusto se hicieron los colores, y para oler las flores. Puede que sea una gilipollada, pero es que a estas altura de la película política, podemos concluir, sentir mayoritario de la ciudadanía, que el común denominador del problema se llama Mariano Rajoy, personaje rechazado por la inmensa mayoría de las fuerzas políticas parlamentarias, salvo su propio grupo, el PP.
Ahora vuelve a planear en los ambientes políticos y mediáticos la amenaza de unas terceras elecciones, cómo una presión o chantaje para que todo el mundo claudique a los pies de Rajoy, y del PP. Pues mire usted, un servidor, que se pasó cuarenta años sin poder votar, que ahora me convoquen a las urnas cada seis meses, hasta contento me pongo, y, sí, como dicen los sondeos, el más beneficiado sería otra vez Rajoy, lo único que se me ocurre decir, teniendo en cuenta que la soberanía reside en el pueblo, es: ¡a joderse toca!
Hay un detalle por el que todo el mundo pasa de puntillas, y nadie se para a meditar. Sin ningún género de dudas, la aparición en la escena política de los nuevos partidos como Podemos y C´s, han trastocado lo que se ha venido en llamar el bipartidismo, pero que también el pueblo en las urnas ha decidido que se tengan en cuentan en la configuración de la política nacional. Me pregunto: ¿Por qué esta nueva realidad política y social sigue sin considerarse vital para los pactos postelectorales? Será, digo yo, que alguien intenta meter la cuchara del fascismo en el zafarrancho de los despropósitos. ¡Ahí lo dejo!
Dice la derecha española que no hay alternativa a Rajoy. ¡Faltaría más! Bastaría que alguna plataforma ciudadana, democrática, se alzara en pie de “guerra” organizando una gran manifestación en todas las ciudades y pueblos de España exigiendo un ¡GOBIERNO YA! y ¡RAJOY DIMISIÓN!, para que vean que se ponen de acuerdo en menos de lo que canta un gallo. No hay más que hablar: Rajoy se ha convertido en un forúnculo nacional que hay que extirpar. ¡O él, o la democracia!

MARIANO EN LA ESCALERA

MARIANO EN LA ESCALERA

DAVID TORRE
Al rey Felipe VI, muy posiblemente, le van a fastidiar las vacaciones con esta tontería de la investidura. Luego dicen que el rey no da un palo al agua y el pobre hombre lleva meses anudando y desanudando la corbata, abriendo la puerta y recibiendo a políticos que no se aclaran uno detrás de otro. No lo digo de broma, que una reunión con Mariano para hablar de sus posibles intenciones es una de las actividades más desalentadoras y agobiantes a las que puede enfrentarse un ser humano. No sé si alguna vez se les ha roto un termómetro de los antiguos, pero preguntarle al presidente en funciones lo que le bulle en la cabeza se parece mucho a intentar atrapar las bolitas de mercurio con los dedos.

-Entonces te vas a presentar.

-Sí, bueno, no lo sé todavía. No sé si sí o si no. Quiero decir, depende.

-¿Estás seguro?

-Es el vecino el que elige al presidente y es el presidente el que quiera que sean los vecinos el presidente.

La profunidad abisal en la que prolifera Mariano resulta tan resbaladiza que un tuit de Andrea Levy en el que anunciaba la reunión contaba casi con tantos verbos como palabras. Si cogías el comunicado con mucho esmero y unas pinzas, y empezabas a diseccionarlo palabra por palabra, parecía que iba a decir algo en cualquier momento, pero la suma de todas juntas daba cero:

Rajoy va a trasladar al Rey que está dispuesto a asumir su responsabilidad de ser presidente del gobierno.

Ante esta nueva traducción del parturient montes se aglomeró una avalancha tremenda de periodistas y curiosos, aunque la mayoría de ellos empezó a sospechar que lo que se escondía en la Zarzuela era un pokemon. La frase era como una bomba a punto de estallar: bastaba interpretar mal una preposición y podía explotarte en la cara un gobierno. Hay tanta ambigüedad sintáctica en ese tuit que daba lástima que no se le hubiera ocurrido a Proust en lugar de a Andrea Levy; a poco que hubiera escarbado en él, se habría marcado otro tomazo de En busca del tiempo perdido.

En efecto, poco después, desde el PP, emitieron otro comunicado en que explicaban que el sintagma “Rajoy está dispuesto a asumir su responsabilidad” no suponía ningún cambio de postura, ni tampoco anticipaba si aceptaba o no presentarse a la investidura tras la reunión con el monarca. Con Mariano, el ser gallego ha llegado a tal punto de indecibilidad que no es que no se sepa si sube o si baja al tropezártelo por una escalera sino tampoco al encontrártelo haciendo puenting en mitad del vacío. En su comparecencia ante los medios Mariano trasladó a los micrófonos una versión en prosa de la Tarara sí, la Tarara no, la Tarara madre te la bailo yo. Tras marcharse uno se imagina a Juan de Mairena diciendo al alumno de turno: “Señor Pérez, vaya poniendo ese discurso en lenguaje poético”. El alumno sale a la pizarra, se lo piensa un rato y al final escribe: “La segunda ya tal”.

Seguidores